http://www.viguera.com/es/libros/5-neurocirugia-funcional.html
Búsqueda avanzada
Boton Buscador
Registrarse  /  Recordar Contraseña
eMail
Contraseña
Entrar
 Recordar datos de acceso
Síguenos en: Revista de neurología en Facebook Revista de neurología en Twitter Revista de neurología en Google+
Suplementos de Revista de neurología
Congresos de Revista de neurología
Destacamos
Noticias
Descubierto un mecanismo por el cual el abuso de cannabis puede causar esquizofrenia
Niveles altos de ansiedad parecen afectar el cerebro de los niños
Banner
Índice >> Revista de Neurología (Volumen 27  Núm 156) >> Mucolipidosis: aspectos clínicos y genéticos

Mucolipidosis: aspectos clínicos y genéticos imprimir
Original Castellano   English   Portugués
[REV NEUROL 1998;27:337-341] - Fecha de publicación: 01/08/1998
E.H. Kolodny
Introducción. El concepto de mucolipidosis se desarrolló como resultado del estudio de pacientes cuya apariencia clínica sugería una mucopolisacaridosis (p. ej., facies toscas, estatura baja, displasias esqueléticas, contracturas articulares y acumulaciones lisosomales) pero que no excretaban exceso de mucopolisacáridos en la orina. Desarrollo. Este fenotipo clínico comprende las formas de inicio temprano de la sialidosis (mucolipidosis I), así como también la enfermedad de célula-I (mucolipidosis II) y la polidistrofia de pseudo-Hurler (mucolipidosis III). Dos desórdenes que fueron añadidos más tarde a las mucolipidosis, la epilepsia mioclónica de mancha macular rojo cereza (sialidosis tipo I) y la mucolipidosis tipo IV, difieren de las otras, ya que éstas muestran una apariencia facial normal y no tienen dismorfismo esquelético. Se han identificado deficiencias de enzimas en la mucolipidosis I, II y III. La causa molecular básica de la mucolipidosis tipo IV no se conoce, pero se están realizando estudios de ligamiento hereditario para identificar la posición cromosómica del gen defectuoso. El diagnóstico preciso de estas enfermedades –que se heredan de manera autosómica recesiva– depende de estudios radiológicos para detectar displasias esqueléticas, análisis de orina en busca de sialiloligosacáridos, estudios morfológicos de médula ósea y de biopsias de piel con mediciones enzimáticas de la sialidasa y la UDP-N-acetilglucosamina: enzima lisosomal N-acetilglucosamina-1-fosfotransferasa. Conclusiones. Los siguientes casos descritos por el autor se presentan para ilustrar la secuencia de criterios que deben emplearse para el diagnóstico. La existencia de modelos animales para estas enfermedades, que ocurren espontáneamente en la naturaleza (el ratón SM/J para la deficiencia de sialidasa y el gato con mucolipidosis III para la deficiencia de fosfotransferasa), nos brindan la oportunidad de desarrollar nuevos enfoques terapéuticos  
Palabras clave:  Biopsia de piel - Enfermedad de célula-I - Enzima lisosomal - Enzimas lisosomales - Mucolipidosis - Polidistrofia de pseudo-Hurler - Sialidosis - Sialiloligosacárido - Sialiloligosacáridos
        Añadir cita a su biblioteca
  Descargas: 513
Clasificado en: Nervios periféricosTécnicas exploratorias
Valoración media:      (0 votos)


Para poder participar en esta discusión debe estar registrado
Debe estar registrado para poder suscribirse a este seminario
Inicio de página
Inicio de página
Catalogo Viguera
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Revista Psicogeriatría
Revista Educación Médica
© Viguera Editores   Plaza Tetuan, 7 08010 Barcelona   Contacto  |  Privacidad   ISSN Edición Digital 1576-6578
Valid HTML 4.01 Transitional Última Actualización: 24/07/2014