http://www.viguera.com/es/libros/24-neurosonologia-fundamentos-fisicos-de-los-ultrasonidos-y-diagnostico-mediante-doppler-de-las-enfermedades-vasculares-cerebrales.html
Búsqueda avanzada
Boton Buscador
Registrarse  /  Recordar Contraseña
eMail
Contraseña
Entrar
 Recordar datos de acceso
Síguenos en: Revista de neurología en Facebook Revista de neurología en Twitter Revista de neurología en Google+
Suplementos de Revista de neurología
Congresos de Revista de neurología
Destacamos
Noticias
No dormir aumenta los niveles de β-amiloide en el cerebro
Actividades menos estructuradas favorecerían las funciones ejecutivas de los niños
Banner
Índice >> Revista de Neurología (Volumen 32  Núm 12) >> La vía piramidal: nuevas trayectorias

La vía piramidal: nuevas trayectorias imprimir
Revision Castellano   English   Portugués
[REV NEUROL 2001;32:1151-1158] PMID: 11562847 - Revision - Fecha de publicación: 16/06/2001
M.L. Cuadrado-Pérez, J.A. Arias-Navalón, M.A. Palomar, R. Linares
Objetivo. Revisar diversos aspectos anatomofuncionales de la vía piramidal relevantes para la práctica clínica, con especial énfasis en los conceptos más novedosos. Desarrollo. a) Aunque la función motora sea la más conocida, la vía piramidal también cumple una función sensitiva al modular la transmisión de impulsos en la médula espinal. De hecho, la función motora es una adquisición reciente en la escala evolutiva. b) Otras vías descendentes, como la vía corticorreticuloespinal, participan en el control de la motilidad voluntaria. Sin embargo, la vía piramidal es necesaria para la ejecución de los movimientos fraccionados de la mano. c) La mayor parte de las fibras piramidales controlan la motilidad del hemicuerpo contralateral, pero hay un pequeño contingente de fibras no cruzadas que participan en el movimiento del hemicuerpo ipsilateral. Estas fibras parecen contribuir a la recuperación motora después de una lesión cerebral. d) Clásicamente se reconoce que la corteza motora y las fibras piramidales siguen una distribución somatotópica. No obstante, los territorios correspondientes a distintas partes del cuerpo muestran un alto grado de superposición y pueden experimentar modificaciones ante acontecimientos muy diversos. e) Experimentalmente se ha comprobado que la lesión circunscrita a la vía piramidal no provoca ni hiperreflexia ni espasticidad. La hiperreflexia y la espasticidad que habitualmente vemos en los pacientes con “síndrome piramidal” se deben atribuir a la lesión de otras vías descendentes. Conclusión. La vía piramidal está anatómica y funcionalmente relacionada con otras estructuras nerviosas y su actuación se integra, por lo tanto, con la del conjunto del sistema nervioso. .
Buscar en PubMed
Por autor
Cuadrado-Perez ML
Arias-Navalon JA
Palomar MA
Linares R
Por palabra clave
Motor activity
Motor cortex
Neuroanatomy
Neurophysiology
Paralysis
Pyramidal bundles
Ver en PubMed
Este artículo
Artículos relacionados
Palabras clave:  Actividad motora - Córtex motor - Corteza motora - Fascículo piramidal - Fascículos piramidales - Neuroanatomía - Neurofisiología - Onda P300 - P300 - Parálisis - Potencial cognitivo - Potencial cortical - Potencial evocado - Potencial P300
        Añadir cita a su biblioteca
  Descargas: 2713
Clasificado en: Nervios periféricosNeurofisiologíaNeuropsicología
Valoración media:   9.8   (5 votos)
0
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10


Para poder participar en esta discusión debe estar registrado
Debe estar registrado para poder suscribirse a este seminario
Inicio de página
Inicio de página
Catalogo Viguera
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Revista Psicogeriatría
Revista Educación Médica
© Viguera Editores   Plaza Tetuan, 7 08010 Barcelona   Contacto  |  Privacidad   ISSN Edición Digital 1576-6578
Valid HTML 4.01 Transitional Última Actualización: 23/08/2014